La empresa, ante la reinvención más atroz

Madrid, 3 de marzo del 2021.-   Nadie predijo la crisis financiera mundial del 2008 con las “hipotecas basura” y la quiebra de Leman Brothers. Nadie escuchó a los científicos y expertos en pandemias, cuando adelantaron que podría llegar el coronavirus COVID-19. Nadie teorizó en ningún libro, seminario o tesis que la economía mundial se pararía totalmente durante unas semanas. 

Vivimos/sufrimos una realidad, una circunstancia histórica sin precedentes, sin referencias, sin manuales, sin protocolos de crisis para responder a uno de los mayores retos a los que nos hemos enfrentado en cientos años. 

Y cambiar todos los procesos, digitalizarlos, innovar nuevas relaciones laborales…para que todo siga igual… es perder el tiempo. Las organizaciones empresariales se enfrentan a la mayor reinvención que les llevará la quinta revolución industrial. La era de la inteligencia artificial, internet de las cosas, realidad virtual, realidad aumentada, machine learning supone un cambio de paradigma y contexto socioeconómico que la COVID-19 ha acelerado. Antes de mirar a mañana, conviene quizás analizar los “baches” del mundo empresarial desde marzo del 2020. 

Aproximación a 10 Debilidades de las organizaciones durante la pandemia

  • Perder la visión de que somos una economía globalizada. La pandemia del COVID-19 se ha extendido por todo el planeta, sin entender de fronteras, lenguas o culturas. La economía mundial tuvo que cerrar por primera vez en los últimos 100 años, desde el punto de vista de la oferta y la demanda. Una situación inédita que a falta de soluciones económicas globales, será más rápida en aquellas áreas con recientes tratados de libre comercio (Asia-Pacífico). Y una economía más globalizada que nunca, gracias al canal on line.  
  • Escaso desarrollo del canal on line para enfrentar cualquier imprevisto.-  Las ventas por Internet han sido las únicas que se mantuvieron abiertas y activas en todo el mundo, durante todo la pandemia. Cualquier sector económico ha confirmado esta realidad y unos han reaccionado a tiempo. Otros continúan a la espera de abrir sus tiendas físicas en los mejores locales del centro de las grandes ciudades. La digitalización de nuestras vidas privadas y profesionales es un río incesante. Si había algún contenedor o muro, la COVID-19 los ha desintegrado. Además, las empresas lo notan ya en los pagos digitales, en las comunicaciones de mensajes digitales con sus clientes, las formas de promocionar su marcas a través de Internet, abandonando el papel, la efervescencia de las monedas virtuales (criptomonedas/blockchain), etc. 
  • Falta de liquidez y control de la deuda.- Las compañías con sus finanzas bien gestionadas han soportado el terrible ejercicio del 2020. Los créditos ICO y otras ayudas públicas han sido un sostén temporal. Los Directores Financieros de las empresas han hecho un trabajo titánico para mantener abiertas las empresas. Ahora hay que diseñar las nuevas estrategias de liquidez, control de la deuda e inversiones, ante una recesión económica sin fecha de caducidad aún. La crisis del 2008 se dejó notar incluso 10 años después. Por lo tanto, la crisis del 2020 podrá tener, como mínimo, un recorrido similar. 
  • Sin Comunicación de los Planes de Contingencia.-  Las compañías que fabricaron Protocolos de Contingencia y lo comunicaron a todos sus públicos objetivo, acertaron. Las compañías que crearon nuevos sistemas de comunicación con sus clientes, gestionados a diario, acertaron. Las compañías que escucharon y cambiaron sus métodos de trabajo y su servicio al cliente para adaptarse a una realidad “hipercambiante”…acertaron. Las compañías que se colocaron al mismo nivel tecnológico que sus clientes, acertaron. Y de estas enseñanzas seguro que hoy son compañías con más clientes, porque las habrán recomendado en muchos foros digitales. 
  • El teletrabajo se improvisó, para ser hoy una necesidad.-  La gran mayoría de las empresas no estaba preparada para trabajar en remoto con sus empleados desde sus casas. El teletrabajo se impuso, pero llegó para asentarse como un modelo de relación laboral viable y regulado con nuevas normas. El compromiso, la motivación diaria y la monitorización de la rentabilidad del “teletrabajador” son tareas inmediatas a resolver. La competencia será mundial y muy exigente, porque el empresario puede contratar a sus “teletrabajadores” en cualquier país del mundo. 
  • Sin personalización de la oferta para un consumidor con el poder del “click”.  Los hábitos de compra durante la pandemia dan al consumidor todo el poder de decisión a golpe de click, desde su teléfono móvil, tableta u ordenador. Convencer, persuadir a este cliente será cada día más complejo. Ir de compras por las tiendas del barrio, o por los comercios de una gran superficie, se sustituye hoy por un grupo de Whatsapp, una APP o una tienda on line. Tan sencillo, tan cómodo y tan eficiente. Esto no se puede generalizar para los más de 2 millones de empresas que hay en España. Pero cada empresario tendría que analizar muy bien su mercado, para personalizar la oferta de sus productos o servicios, para cada uno de sus clientes. Repito, cada uno de sus clientes (Big Data). 
  • Agilizar la sensibilidad en la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Algunos grandes fabricantes industriales reciclaron sus fábricas para producir respiradores artificiales, protectores faciales y mascarillas. Sin embargo, estas acciones solidarias se tendrían que haber seguido por un mayor número compañías. La RSC tiene que evolucionar del Marketing Solidario a estrategias comprometidas con las necesidades reales de la sociedad. Hay que saber cómo vender a tus clientes durante una pandemia y después de una pandemia. 
  • Acudir a fuentes de información veraces. La empresa desenvuelve su cometido en entornos de seguridad jurídica y estabilidad en todos los ámbitos. Uno de ellos, la información veraz, ha sufrido quiebras. El empresario necesita disolver las incertidumbres con información de fuentes oficiales, contrastadas y rigurosas. Para después transmitirla periódicamente a su capital humano, colaboradores, proveedores y clientes. Usar fuentes de información, débiles en su veracidad, perjudica la viabilidad de cualquier proyecto empresarial. 
  • Ausencia de consultores y expertos externos en las organizacionesHoy, más que nunca, las compañías necesitan profesionales especializados y con trayectoria en cada una de las materias. Los puede tener dentro de su organización, pero las empresas de consultoría externas son una garantía de resultados, en cualquier situación. Durante la pandemia, las Consultoras legales han realizado actividades de asesoramiento e información que han salvado la cuenta de resultados de numerosas empresas. Esta tendencia aumentará con la irrupción de nuevos Departamentos de Crisis que preparen futuras coyunturas similares.
  • De una economía patrimonialista a una economía de servicios por suscripción.  En lugar de poseer un bien, disfrutar su uso. La movilidad de las personas evoluciona de la propiedad del vehículo a un servicio autónomo y eléctrico. Nuestros vehículos están hoy la mayor parte del tiempo en una plaza garaje. Es más eficiente entrar al móvil pedir un vehículo y que éste te recoja en tu puerta. Eficiente en términos medioambientales y económicos. Otros ejemplos tienen que ver con el consumo de ocio en casa (música, películas y series, libros, audiolibros, conciertos, visita a museos, etc.) y la salud on line. Estas tendencias han aumentado con la pandemia. Habrá empresarios que sí puedan adaptar su oferta a un servicio por suscripción mensual o anual. 

En definitiva, cada uno de nosotros tiene su aproximación particular a la verdad de los últimos doce meses. Quizás lo más sensato sea trazar planes de acción a 24 horas. Visto lo visto. 

Por cierto, soy Juan Carlos Vilar Manzanero, presidente del Consejo Asesor de Argos Legal y vinculado a la Dirección de empresas desde hace 15 años. Inauguro hoy mi web profesional con este primer análisis y le invito a compartir valoraciones de una realidad tan imprevisible. 


4 Comentarios

  1. Juan Carlos, encantado de haberte leído. Coincido prácticamente en todos tus planteamientos y estoy cada vez mas convencido de que vinimos actualmente teniendo que tomar decisiones a muy corto plazo y de una manera continuada. Ahora mas que nunca hace falta tener cerca a exploradores que estén pendientes a los mas mínimos cambios en las operativas y en las maneras de comportarse tanto el mercado como los consumidores.
    Predecir se puede convertir en un buen sinónimo de asesorar.
    Un saludo y te animo a continuar con tu blog
    Luis Martín

    Me gusta

  2. Un análisis muy acertado
    Ahora más que nunca hay que mirar al cielo sin levantar los pies del suelo
    Es el principio de una nueva realidad pero no hay que tener miedo porque lo extraordinario está a las puertas del campo global
    Un nuevo paradigma de la realidad que se asentará en una sola generación
    Juan Carlos adelante

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s