Estamos ya en un futuro en el que los cambios son y serán permanentes a gran velocidad

Madrid, 7 de abril del 2021.-  La Asociación Española de la Consultoría (AEC) asegura en el Informe La Consultoría, vector de innovación: Una estrategia óptima de innovación empresarial se basa en la velocidad, el aprendizaje continuo y la búsqueda del equilibrio entre apuestas disruptivas e innovaciones incrementales. Y detalla las capacidades de los profesionales para innovar:

  • Cuestionar lo establecido, la razón de las cosas y no asumir las estrategias de las empresas dominantes, ni las reglas establecidas. 
  • Ser capaces de detectar tendencias no descritas, no visibles para los demás. Cuando ya son detectadas y descritas dejan de ser interesantes e innovadoras.
  • Encontrar nuevos usos y funcionalidades, a veces sorprendente, a tendencias y tecnologías que han sido aplicadas en otros ámbitos. 
  • Tener una visión global, sin fronteras, de los recursos y conocimientos de la empresa y su ecosistema, con capacidad para combinarlos.
  • Ser curiosos y observadores, sobre todo, en la relación con los usuarios y clientes. 

Cuestionar lo establecido 

El Consejero o Asesor empresarial suele prestar sus servicios a compañías de diferentes tamaños, necesidades, procesos y sectores económicos. Esta experiencia suma amplitud de miras y mayor capacidad para encontrar soluciones a cualquier problema. Este asesoramiento se realiza externamente, sin implicación en climas laborales, ni dinámicas internas.

La certidumbre que aporta el Consejero Asesor comprende además numerosas variables que el Empresario, el Consejo de Administración o el Equipo Directivo de una compañía descubre en escasos minutos y puede aplicar inmediatamente. 

No asumir las estrategias de las empresas dominantes 

Las multinacionales son ejemplos de ejercicio empresarial meritorio, pero lejos de la realidad de una pequeña y mediana empresa. Los casos prácticos de las Escuelas de Negocio se han especializado en las grandes corporaciones y marcas. Las pymes, igual de meritorias, representan la realidad y mayoría del tejido empresarial de los países, cometen errores de modo continuado y no tienen estructuras propias que puedan aportarles soluciones, ideas o nuevos desarrollos e innovación.

En estos caso, el Consejero Asesor demuestra aquí su capital innovador y resolutivo, un valor añadido contrastado que aporta seguridad y confianza desplegada entre su histórico de experiencias y clientes con perfiles o situaciones similares. 

Nadie posee la verdad absoluta, ni la solución perfecta. El Consejero Asesor escucha, pregunta, analiza y da respuestas realizables y de rápida implantación, evitando cometer errores ya asumidos por otros. 

Ser capaces de detectar tendencias no descritas 

Cada mañana desayunamos con los análisis de empresas privadas y publicas, organismos de estudios, exámenes sociales y económicos que intentan entender la realidad post-pandémica. Lo cierto es que nadie conoce qué brújula utilizar para orientarnos en la desquiciante incertidumbre que sufrimos. Es muy complejo discernir qué tendencias serán las que gobernarán nuestras vidas en las próximas semanas, meses y los horizontes anuales son demasiado imprevisibles.

El Consejero Asesor empresarial conoce, al menos, las soluciones de gestión que funcionan en la gran mayoría de las empresas. Esta es la base de conocimiento para comprender qué es lo mejor. 

Nuevas tecnologías en otros ámbitos 

El hoy y mañana son tecnológicos. Cada uno llevamos más tecnología en los bolsillos que en los primeros satélites de la NASA que aterrizaron en la Luna. El Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial, Machine Learning, Procesadores neuronales, Informática Cuántica son los pasos por los que andará la humanidad…y las empresas. 

El Consejero Asesor es sensible a incorporar los avances tecnológicos a sus estrategias y técnicas porque es consciente de su rentabilidad inmediata. 

Una visión global de la empresa 

El análisis de situación de una empresa, una auditoría de gestión es más viable y fiable si se realiza por asesores externos sin compromisos y guiados por la eficacia. Desde dentro hay “mochilas” personales y profesionales con visiones interdepartamentales o competenciales. 

El Consejero Asesor empresarial debe encontrar soluciones, ejecutarlas, comprobar los resultados y mejorarlos, según los objetivos de negocio fijados.  

Ser curiosos y observadores 

Lo podemos sintetizar en la famosa reflexión de Albert Einstein sobre las crisis económicas: 

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

Una visión entusiasta para cualquier empresario-a, pero creíble si cuenta con los servicios de un Consejero Asesor. Un Asesor jurídico, un Asesor financiero, un Asesor estratégico, un Asesor tecnológico, un Asesor para transformación digital, un Asesor fiscal, un Asesor de marketing, un Asesor Contable, un Asesor de Branded Content, un Asesor comercial, un Asesor de comunicación corporativa, un Asesor en criptomonedas, un Asesor en sistemas de información, un Asesor en comunicaciones móviles, un Asesor en Ciberseguridad, un Asesor de imagen, un Asesor de protocolo y relaciones públicas, un Asesor…

En este sentido, la Unión Europea prevé invertir 750.000 millones de euros en el Plan Europeo de Recuperación en los próximos seis años.

De esta cantidad, inicialmente a España le corresponderán 140.000 millones de euros, de los cuales, 72.700 millones de euros llegarán en forma de transferencias (ayudas directas).

El destino de dichos fondos es conseguir un cambio real del modelo empresarial y productivo en España.

Los Consejeros Asesores estamos trabajando desde hace semanas en proyectos e iniciativas que puedan permitir acceso a dichos fondos y facilitar los cambios tan necesarios para las empresas españolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s